EL ANÁLISIS DE LOS ESCOLARES

Los materiales curriculares constituyen uno de los instrumentos más importantes de la acción pedagógica del profesorado. La propia administración educativa los consideran elementos indispensables para el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos, por lo que establece las normas oportunas para su evaluación y aprobación oficial. Sin embargo, en la práctica educativa hemos observado en infinidad de ocasiones que muchos de esos textos no se ajustaban ni a los principios ni al diseño curricular ni a la metodología de la reforma educativa, no adecuándose al contexto ni a los alumnos, ni por supuesto a los planteamientos de los propios centros. Esta situación también es extensible a las elaboraciones propias por parte de los equipos docentes, por lo que se percibe claramente la importancia de la evaluación de los materiales por el profesorado, pero para eso hace falta una formación previa que actualmente no se generaliza, a fin de que conozcan las pautas y los criterios de análisis de materiales curriculares, así como los distintos modelos que pueden seguir para facilitarle la tarea de elección.

En la práctica de la enseñanza los maestros utilizan los textos escolares como un apoyo permanente para la preparación de sus clases y los estudiantes los consultan para aclarar sus dudas. Lo que hace del texto escolar un recurso didáctico muy utilizado en el proceso enseñanza aprendizaje. Éste debe cumplir con una función pedagógica que lo haga apto para la enseñanza, además de cumplir con la función de ser un maestro tácito para los estudiantes y un apoyo didáctico para los maestros.

De allí la importancia de este trabajo de investigación que pretende evaluar cómo presentan los contenidos los libros de textos, ya que se han encontrado algunos casos donde éstos no son acordes a los contenidos propios de la ciencia, carecen de una terminología apropiada de la ciencia, sus actividades en algunos casos no son coherentes con los temas propuestos, los conceptos no se explican con la suficiente claridad para el lector y sus contenidos se presentan de manera superficial, además muchos de ellos están desactualizados y su evaluación no lleva a aplicar lo aprendido a situaciones problemas para verificar un aprendizaje significativo.

Sin embargo para evaluar estas irregularidades encontradas en los textos se requiere de un instrumento de análisis que tenga en cuenta su diseño y su transposición didáctica respecto al concepto de análisis, por lo tanto la pregunta de investigación que nos convoca es ¿Cómo diseñar un instrumento de análisis de contenidos de los textos escolares que de cuenta de una correcta transposición didáctica?
Si bien es cierto que se ha venido haciendo análisis de tipo comparativo entre diferentes materiales, se ha dado un paso muy importante al defender los análisis a partir del marco conceptual de los modelos, desde una perspectiva cognitiva. Por ello, no sólo se analizan los aspectos técnicos del material sino también los elementos que determinan el proceso educativo. Esta nueva situación hace imprescindible la preparación del profesorado en el conocimiento de los mecanismos apropiados para el análisis de los materiales curriculares. Derivado de esta circunstancia, desde la década de los ochenta, pero sobre todo a partir de los noventa, numerosos autores han ido ofreciendo numerosas propuestas de evaluación y análisis de materiales curriculares.
Wiki2.jpg